martes, 18 de octubre de 2016

FEMICIDIO, UNA TRADICIÓN BÍBLICA

"...  y la adúltera indefectiblemente han de ser muertos.”
Levíticos (20:10)

Los dos nuevos asesinatos brutales de mujeres, el de Vanesa y el de Bernardita, traen nuevamente a la palestra un delito que sólo empezamos a identificar como “femicidio” en diciembre del año 2010. Antes de esa fecha, las conductas descritas se insertaban en un conjunto más amplio, dentro del grupo de figuras penales conocidas como “parricidio”, y se escondían como si se tratara de un fenómeno igualitario. Pero más aún, sólo unas décadas antes ni siquiera se consideraba delito la conducta de “El marido que en el acto de sorprender a su mujer infraganti delito de adulterio, da muerte,  hiere o maltrata a ella i a su cómplice…” (Código Penal, 1874, art. 10 N°12).

Y es que hasta hace poco la violencia contra la mujer era un dato de la realidad que no constituía un problema. Después de todo , los problemas sociales son una construcción social que se genera cuando ese dato de la realidad (incluso a veces ni siquiera es de la realidad) se transforma en intolerable para un parte significativa de la sociedad, es decir para una parte con el poder suficiente para mostrar esa realidad como problema.

Y en esta perspectiva, el femicidio por adulterio (real o imaginado) constituye una forma de violencia no sólo socialmente aceptada, sino incluso valorada.

Lucho Barrios, el popular cantante peruano, que se avecindara por años en Chile,  que cantara en el Olimpia de París, y recibiera entre otros premio de la OEA, popularizó la canción “Sr. Abogado”. En parte de ella se escucha:
……..
lo que vi esa noche no es para decirlo 
ella me engañaba con otro querer 
muy desesperado saque del ropero 
un arma de fuego, los acribille 

ella era mi vida, ella era mi todo 
y ahora que esta muerta para que vivir 
por eso le ruego señor abogado 
no quiero defensa...prefiero morir 

Muchos años antes, Juan Pedro López,  (1885-1945) uno de los poetas gauchescos más conocido, había narrado, en “La leyenda del parrón”, como se le llama en Chile([1]),precisamente el momento en que, décadas después de los hechos, un padre cuenta a su hijo como asesinó a su madre, y por qué.

“Yo jui m´hijo el que maté
A tu madre disgraciada
Porque en la cama abrasada
Con otro hombre la encontré”.

El hijo perdona al padre, la audiencia lo enaltece, y la obra alcanza tal éxito, que no sólo se recita hasta hoy (cierto que en los pocos lugares donde aún se recita poesía tradicional), sino que además es adaptada al cine y estrenada el 16 de noviembre de 1929.
La disposición que legitimaba el parricidio de la mujer adúltera fue derogada en Chile en junio de 1953, por ley 11.183. Ya no resultaba justificable; los tiempos habían ido cambiando. Su legitimación se insertaba en un discurso hegemónico sexista y machista exacerbado, en donde la cónyuge era prácticamente propiedad del marido, (por ello entre otras razones no había violación dentro del matrimonio). De este modo, el adulterio de la mujer no era una violación del compromiso mutuo de fidelidad, sino de una grave ofensa al “honor” del marido, que veía una “cosa” de su propiedad, “ocupada” por un tercero.

Ahora bien, esta tradición de asesinato de la mujer adúltera ni es nueva ni es neutra. Viene desde la tradición religiosa judeo cristiana y se mantiene a través de los siglos. Su origen escrito se remonta al tercer libro del Pentateuco, Levíticos (20:10), atribuido por la tradición a Moisés, y considerado sagrado tanto para todas las tradiciones cristianas, como para las judías. Allí se lee:

“Y el hombre que cometiere adulterio con la esposa de otro hombre, el que cometiere adulterio con la esposa de su prójimo, el adúltero y la adúltera indefectiblemente han de ser muertos.”
Y por si quedaba alguna duda, en el Deuteronomio (22:22-24) último libro de la Torá judía y quinto del Pentateuco se lee:

“Si se encuentra a un hombre acostado con una mujer casada, los dos morirán, el hombre que se acostó con la mujer, y la mujer; así quitarás el mal de Israel.”

Hace un par de semanas la diputada Camila Vallejo presentó un proyecto de ley para eliminar la invocación a Dios al comienzo de las sesiones del Congreso Nacional, las que regularmente se abren “En el nombre de Dios”. Quienes manifestaron su oposición a ello, ¿sabrán que el dios al que invocan promueve el femicidio?

18 de octubre de 2016.
En recuerdo de Vanesa y Bernardita, asesinadas recientemente por el único pecado de ser mujeres





[1] El nombre original “La leyenda del Mojón”

19 comentarios:

  1. Estas reflexiones, sin duda, abren el camino al mejor entendimiento, a la búsqueda constante necesaria de argumentos que objetivamente respalden un juicio objetivo y exento, en lo posible, de los vicios que siempre traen consigo los sesgos y las subjetividades desbocadas. Se agradece enormemente las herramientas intelectuales que Ud. entrega, y que facilitan la apertura al mayor conocimiento y la reflexión profunda y responsable. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Quede constancia de su opinión y de su odio al cristianismo. En primer lugar debo señalarle que es cierto que el homicidio de la esposa sorprendida en flagrante adulterio estuvo exento de pena en muchas legislaciones hasta hace muy poco (En España se penalizó en 1963, diez años después de Chile. Esta excusa absolutoria se remonta a la severa legislación matrimonial de Octavio Augusto que permitió a los parientes varones de la esposas adulteras matarlas. El cristianismo siempre repudió esto, así por ejemplo San Jeronimo repudió en sus cartas las ejecuciones de adulteras ordenadas por los emperadores. La Iglesia Católica siempre prohibió este tipo de homocidio, Alejandro VII condenó la proposición de que el marido puede matar a la mujer adultera por su propia voluntad.Le recomiendo que lea este enlace : http://christthetao.blogspot.com.es/2011/06/how-jesus-has-women-i-intro-one-of.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias una vez más por tus comentarios. Ayudan a comprender mejor el tema que abordamos y posibilitan un mejor debate.
      En todo caso obviamente no odio al cristianismo, como tampoco al judaísmo o al nazismo.
      Mi problema no es de amor u odio hacia ciertas ideologías, sino de cuánto de verdad o falsedad hay en sus propuestas. Y como el cristianismo es la que tengo más presente en mi país, y la que mejor conozco (después de todo me formé en un colegio católico y en una universidad católica, en donde además pude profundizar en temas religiosos) escribo sobre ella.
      Es curioso por lo demás lo que planteas. Sugieres un fundamento contrario al cristianismo en lo referido a la excusa legal de matar a la esposa sorprendida en flagrante adulterio, y a continuación señalas que en España estuvo vigente hasta 1963 esa excusa. ¿Debo creer que en la devota España esa norma se mantenía contra la voluntad de la Iglesia católica?

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    3. Los códigos penales españoles se basaron en el código penal napoleonico de 1810, no en la Doctrina de la Iglesia.

      Eliminar
    4. Los códigos penales españoles se basaron en el código penal napoleonico de 1810, no en la Doctrina de la Iglesia.

      Eliminar
  3. Fue gracias a que la Iglesia Católica impuso sus creencias el mundo se hizo más civilizado: asi por influencia cristiana en el 365 se prohibió condenar a los reos ser devorados por animales en el circo,el papa Damaso condeno la tortura y las penas atroces en el 382,el papa Nicolas abolió la tortura en Bulgaria en el 866,Gregorio VII prohibió la quema de brujas en Dinamarca.El Papa Urbano VIII en una carta a su nuncio en Portugal del 1639 condena absolutamente la esclavitud y amenaza con la excomunión, pero se refería a la de los indios y estaba impulsado per los jesuitas de las Reducciones ante las incursiones de los bandeirantes brasileños que hacían en ellas razzias para obtener esclavos.

    Clemente XI a principios del siglo XVIII da órdenes a los nuncios de Madrid y Lisboa de que actúen para conseguir poner fin a la esclavitud. No hubo respuesta.Y gente sin escrupulos como Voltaire,todavía de gran prestigio en los circulos progresistas,se forraba con la trata de negros.
    Hugh Thomas concluye: “Estas denuncias aisladas permiten a la Iglesia Católica presentarse como una prefiguración del movimiento abolicionista con más plau- sibilidad de lo que generalmente se concede. A lo largo del siglo XVII cartas de protesta sobre le asunto del tráfico de esclavos continuaron a llegar a la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe en Roma de parte de capuchinos, jesuitas y obispos”.
    ¿Comprendeis, por que es un desastre que la sociedad civil repudie la tutela moral de la Iglesia.?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto que hay propuestas cristianas que han contribuido al mejoramiento moral de la humanidad; pero hay múltiples que han hecho lo contrario. Frente a los casos que mencionas no podemos olvidar que la Iglesia, como institución total no sólo permitió la tortura, sino que la fomentó y la aplicó miles de veces con la Santa Inquisición, que NO CONDENÓ la esclavitud, sino que estimuló la trata de esclavos negros en América. ¿O alguien cree que se podría haber mantenido en los territorios católicos si la Iglesia la hubiese efectivamente condenado?
      Y por supuesto no es ningún desastre que la sociedad civil repudie la tutela moral de la Iglesia.
      En primer lugar porque no tiene autoridad ante quienes no creemos en esa iglesia. Pero además porque la Iglesia NO tiene UNA moral, sino que esta cambia con los tiempos. ¿Debemos mantener la moral del Antiguo Testamento? y cuál es esa? La que da ejemplos de reiterados crímenes, adulterios, y aún genocidios? ¿Es moral matar a los hijos de los egipcios para que el faraón de la libertad a los judíos?
      ¿Es moral otorgar a la mujer un papel siempre secundario y obediencia al varón?
      ¿Es la misma la moral del Opus Dei que la moral jesuita?

      ¡Y qué decir de la conducta moral de la Iglesia en materia sexual!

      Eliminar
    2. Es cierto que por influencia de los glosadores del siglo XI el derecho canonico recibió el derecho penal romano compilado por Justiniano en el siglo VI que desgraciadamente aceptaba la tortura en el proceso. Pero en el fonso esto siempre estuvo en contra del Evangelio. A mediados del siglo IX se remonta un documento del magisterio de la Iglesia, que resulta muy significativo. A la representación que le había enviado el rey Boris de los Búlgaros (866), responde el papa Nicolás I:

      “Se que después de haber detenido a un ladrón, lo exasperáis con torturas hasta que confiesa; pero ninguna ley divina ni humana puede permitirlo; la confesión ha de ser espontánea y no arrancada por la fuerza. Si de tales tormentos no sale prueba alguna, ¿no enrojecéis de vergüenza? ¿No reconocéis la iniquidad de nuestro procedimiento? Si falto de fuerza para resistir la tortura el paciente se confiesa culpable sin serlo, ¿quién comete la iniquidad sino aquel que le obliga a confesiones falsas?”

      Eliminar
    3. La Iglesia y la esclavitud de los negros

      Tomás Alfaro Drake http://www.revistahuellas.org/?id=422&id_n=7840&pagina=1

      Eliminar
    4. Fernando,los argumentos biblicos de un Dios vengativo olvidan que los cristianos interpretamos la ley de Moises y el Antiguo Testamento a traves de los Profetas.Y los Padres lo aclaran mejor que yo:
      Orígenes: "Es imposible armonizar la legislación de Moisés con el llamamiento que nosotros hacemos a los gentiles... Porque a los cristianos no nos es lícito matar a los enemigos, ni condenar, como Moisés condenaba, a los que desobedezcan la ley, quemándolos o apedreándolos" (Contra Celsum 7, 26).
      San Cipriano escribe: "Ahora que entre los fieles la circuncisión de la carne se ha sustituido por la del espíritu, a los soberbios y contumaces se los mata con la espada del espíritu arrojándolos del seno de la Iglesia" (Ad Pomponium. carta 82).
      Lactancio: "En modo alguno se puede justificar la violencia y la injusticia, pues la religión no se puede imponer a viva fuerza. Es éste un negocio que pertenece a la voluntad, la cual es influenciada por la doctrina, no por los garrotes. A la religión se la defiende muriendo, no matando; con paciencia, no con crueldad; con fe, no con crimen... El que pretenda defender la religión con derramamiento de sangre ajena, con torturas y con crímenes, sepa que no la defiende, sino que la ensucia y la profana. Porque no hay cosa que así dependa del libre albedrío como la religión" (Divi. Insti 5, 20).

      Eliminar
    5. 1. Por supuesto que hoy podemos decir que cierta conducta, la tortura por ejemplo, estaba en contra del evangelio, pero lo real es que esa Iglesia a la que le atribuyes condiciones para ser "tutela moral", no sólo las aceptó, sino que la practicó profusamente.
      2. Muy interesante artículo sobre la esclavitud, pero el problema es el mismo. El evangelio no la condena y la Iglesia la acepta y la promueve en algunas situaciones.
      3. La misma situación con el Dios vengativo. Hoy resulta muy fácil borrar con el codo lo que se escribió con la mano. Es la Iglesia la que atribuye a esos textos el ser "palabra de Dios". Y sobre algunas situaciones del Antiguo Testamento no hay palabras para no estimarlas criminales. El intento por darle una nueva explicación no las borra.
      Y como lo he señalado, es posible encontrar opiniones de los Padres de la Iglesia en el sentido que busquemos. Y por eso, como te lo indiqué, uno de los problemas es ese. No hay UNA moral católica, sino tantas como uno quiere.
      Plantear entonces, como lo haces, que "... es un desastre que la sociedad civil repudie la tutela moral de la Iglesia" resulta incomprensible.
      En verdad no conozco una institución que haya errado más en temas valóricos que la Iglesia. Probablemente ello dice relación con su existencia tan prologada, pero lo cierto es que tortura, esclavitud, guerra, genocidio, intolerancia, discriminación, misoginia, homofobia, racismo y mucho más, han sido realidades defendidas en algún momento por las autoridades de la Iglesia. ¿Por qué deberíamos creer que hoy no se equivocan? Por qué podrían ser "tutela moral"?

      Eliminar
    6. "Y como lo he señalado, es posible encontrar opiniones de los Padres de la Iglesia en el sentido que busquemos. Y por eso, como te lo indiqué, uno de los problemas es ese. No hay UNA moral católica, sino tantas como uno quiere." Dejando aparte que los patrologos han demostrado la unabimidad moral de los Padres en los puntos doctrinales esenciales para algo tenemos el Magisterio de la Iglesia. Respecto a la esclavitud : Esclavos e Iglesia: ¿cambió la doctrina? Respuestas a objeciones y nuevos planteos http://infocatolica.com/blog/notelacuenten.php/1411030422-esclavos-e-iglesia-icambio-la

      Eliminar
  4. Fue gracias a que la Iglesia Católica impuso sus creencias el mundo se hizo más civilizado: asi por influencia cristiana en el 365 se prohibió condenar a los reos ser devorados por animales en el circo,el papa Damaso condeno la tortura y las penas atroces en el 382,el papa Nicolas abolió la tortura en Bulgaria en el 866,Gregorio VII prohibió la quema de brujas en Dinamarca.El Papa Urbano VIII en una carta a su nuncio en Portugal del 1639 condena absolutamente la esclavitud y amenaza con la excomunión, pero se refería a la de los indios y estaba impulsado per los jesuitas de las Reducciones ante las incursiones de los bandeirantes brasileños que hacían en ellas razzias para obtener esclavos.

    Clemente XI a principios del siglo XVIII da órdenes a los nuncios de Madrid y Lisboa de que actúen para conseguir poner fin a la esclavitud. No hubo respuesta.Y gente sin escrupulos como Voltaire,todavía de gran prestigio en los circulos progresistas,se forraba con la trata de negros.
    Hugh Thomas concluye: “Estas denuncias aisladas permiten a la Iglesia Católica presentarse como una prefiguración del movimiento abolicionista con más plau- sibilidad de lo que generalmente se concede. A lo largo del siglo XVII cartas de protesta sobre le asunto del tráfico de esclavos continuaron a llegar a la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe en Roma de parte de capuchinos, jesuitas y obispos”.
    ¿Comprendeis, por que es un desastre que la sociedad civil repudie la tutela moral de la Iglesia.?

    ResponderEliminar
  5. Una selección de textos cristianos o de autores cristianos, (incluyendo a Tomás de Aquino, Agustín de Hipona, así como Concilios) desde el Antiguo Testamento hasta el siglo XI, que justifican la esclavitud, en el siguiente link.

    http://www.ateoyagnostico.com/2012/04/03/la-esclavitud-en-el-cristianismo/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esclavos e Iglesia: ¿cambió la doctrina? Respuestas a objeciones y nuevos planteos http://infocatolica.com/blog/notelacuenten.php/1411030422-esclavos-e-iglesia-icambio-la

      Eliminar
    2. Definitivamente tenemos criterios distintos para ver el fenómeno. Textos como los siguientes:
      1. Concilium Eliberitanum (305):Se impone penitencia a la señora que maltrata a su esclava.
      2. Concilium Epaonense (517):Se excomulga al dueño que por autoridad propia mata a su esclavo(Can. 34)
      O el resumen "...también entendemos que, la “esclavitud” permitida, tolerada o incluso mandada por la Iglesia, debe entenderse como consecuencia de la concepción de la guerra contra el infiel (paganos, sarracenos, etc.) pero en ningún caso como un “bien”, sino como un mal, análogamente (y decimos análogamente) a la doctrina de la pena de muerte, que nunca fue negada por la Iglesia como una pena válida, pero sí, dada la situación actual de los gobiernos en su mayoría injustos, manda o sugiere, no aplicarla", no hacen más que condenar a la Iglesia.
      Y justificarla como pena contra el infiel (paganos, sarracenos, etc.), aumenta mi condena.

      Eliminar
    3. Y con ello simplemente estoy diciendo que la Iglesia es una institución más, sin ningún atributo especial para tutelar la moral de nadie, y menos de los que no creemos en ella.

      Eliminar
    4. 900 años antes de los esfuerzos abolicionistas de los cuaqueros tenemos esta epistola : "Carta del Papa Juan VIII, fechado en septiembre de 873 y dirigida a los Príncipes de Cerdeña:

      -Hay Una cosa sobre la que queremos amonestar en tono paternal; Si no os a fondo enmendar, cometer un gran pecado, y en lugar de la ganancia que espera, verá sus problemas se multiplicaron. De hecho - por Institución de griegos, muchos hombres llevados cautivos por los paganos en sus tierras se vendían y compraban para sus ciudadanos que los mantienen en la esclavitud. Ahora parece ser piadoso y santo, como corresponde a los cristianos, que una vez comprado, estos esclavos son liberados por el amor de Cristo - a quien lo hace, la recompensa no será dado por los hombres sino por el mismo Señor Jesucristo . Por lo tanto, exhortar y te mandará paternales compreis amor de algunos cautivos paganos y dejar que ellos se van para el bien de sus almas (Denzinger-Sch'ánmetzer, Enchiridion de Símbolos y Def inições Nº 668)".

      clerus.org/clerus/dati/2007-11/23-13/04TrafBrasilIgreja.html

      Eliminar